Adrián Mader: Mi paso por el Colegio

    Me han pedido que escriba unas pocas líneas de mi paso por el Colegio, como alumno y ahora como profesor: es un encargo que asumo con gusto.

    Ingresé en el Colegio en el año 1986, desde esa fecha hasta acá han cambiado muchas cosas. Varios profesores han entrado y han salido; se han construido varios edificios importantes (actual ciclo diversificado, 1988; comedor, auditorio y biblioteca, en 1990; ermita, 1994; entre otros); y el Intisana seguía cosechando triunfos en las diversas áreas (académicas, deportivas y culturales).

    En 1997, tuve la oportunidad de pertenecer al Consejo Estudiantil como Presidente. Fue una experiencia enriquecedora. En 1998, pude graduarme de estas maravillosas aulas, con una enseñanza que me ha servido y espero que me siga sirviendo: debemos ser santos en medio del mundo. No pasó ni un mes, e ingresé nuevamente en el Colegio, ahora como colaborador en la realización del anuario de mi generación. Pude hacer compatibles mis estudios universitarios y de post-grado con mi labor educativa en el Intisana. Desde esa fecha, hasta ahora (casi 12 años), me he dedicado a ser profesor y tutor de numerosos chicos.

    Veo con mucha alegría y agradecimiento a Dios estos años que llevo en el Colegio (24, años: 12 de alumno y 12 de profesor). La oportunidad de formar a los estudiantes que pasan por estas aulas es maravillosa. Como es lógico, en toda tarea educativa hay errores y aciertos, pero de ellos trato de sacar el máximo provecho, siempre pensando en la mejora de todos los que somos parte del Intisana.

    Cada año, sale del Colegio una buena tanda de bachilleres preparados, formados y listos para la vida. Me enriquece saber que una parte pequeña de esa formación ha sido el grano de arena que he podido aportar.
    Ahora, con la vista hacia delante, quedan muchas cosas por hacer. La formación a padres de familia, profesores y alumnos sigue siendo el eje fundamental del Colegio y me siento feliz al poder seguir aportando en esta tarea.

    vicerrector

     

     

     

    Gracias Intisana.
    Lcdo. Adrián Mader