Cómo evitar los berrinches de los hijos

     

    Elogio a la paternidad imperfecta - 2da parte

    Fuente: www.ideasclaras.org (Silvia del Valle Márquez)
    Imagen: By bearfotos / Freepik

     

     

    ¿A quién no le ha pasado el encontrarse en un centro comercial y ver a un niño tirado en el piso haciendo pataleta? ¿O ver a un niño pequeño llorando porque su mamá no le quiere comprar un dulce o el juguete de moda?

    Esto en verdad puede ser un gran problema si no lo sabemos encausar adecuadamente; por eso, aquí te dejo mis 5Tips para evitar los berrinches en nuestros hijos.

    PRIMERO. Más vale prevenir

    Cuando nuestros hijos están muy pequeñitos, es el momento de comenzar a hablar con ellos sobre el tema.

    Los niños son pequeños, no tontos, por lo que, si hablamos con ellos y les explicamos lo que está bien y lo que está mal, seguro que comprenderán y se acostumbrarán a las razones y no a los caprichos.

    Si logramos establecer esta medida, estamos previniendo los berrinches. ¿Por qué? Pues porque así enseñamos a nuestros pequeños a razonar y no sólo a dejarse guiar por el deseo o el capricho.

    Recuerda que las virtudes se adquieren poco a poco y con la vivencia cotidiana.

    SEGUNDO. Escucha y comprende

    Es importante hacernos el hábito de escuchar a nuestros hijos y tratar de comprenderlos.

    Para esto es importante bajar a su nivel y verlos a los ojos para que estemos seguros de lograr que nos pongan atención y que están comprendiendo lo que les decimos.

    Después, es bueno usar lenguaje entendible para su edad. Debemos recordar que están pequeñitos.

    En muchas ocasiones, el problema es sólo de falta de comprensión de nuestra parte, y ellos se desesperan de que no logramos entender qué nos quieren decir.

    TERCERO. Ayúdales a reconocer lo que sienten

    Muy seguido, los bebés lloran por todo, porque tienen hambre, porque tienen frío, porque tienen sueño, etc. Nadie les ha enseñado a identificar y expresar lo que sienten, por lo que es necesario que nosotros los apoyemos en este punto.

    Cuando son bebés, hay que buscar qué es lo que les pasa, y cuando lo encontremos, es importante decirles qué es lo que sucede. No importa que creamos que no nos entienden. Te aseguro que comprenden más de lo que nos imaginamos.

    Y cuando están más grandes, podemos guiarlos para que ellos lleguen a la conclusión de lo que les pasa, así poco a poco lo podrán hacer ellos solos.

    CUARTO. Ponle nombre a los sentimientos y emociones

    Si logramos ponerle nombre a lo que sienten o experimentan, seguro que las cosas serán más fáciles, porque así no tendrán que llorar por todo.

    Es importante que tú seas quien le diga cómo se llama lo que está sintiendo o lo que está viviendo, para que lo aprenda y después pueda decirte con claridad qué es lo que le pasa.

    De ser posible, relacionarlo con algo que sí conozca o con una tarjetera que tenga un dibujo, como una carita haciendo el gesto adecuado; o si es algo que siente por un factor externo, igual podemos hacer un dibujo para que le quede bien clarito.

    Los apoyos gráficos son importantes para que sirvan de refuerzo visual.

    Y QUINTO. Ten calma

    En el tema de los berrinches, la paciencia es básica. Nuestros hijos no deben ver que sus rabietas nos provocan angustia y menos que cedemos ante ellas, porque entonces será muy difícil controlarlos.

    La calma y la paciencia nos darán oportunidad de pensar bien las cosas y tomar las mejores decisiones, sin irritarnos ni precipitarnos.

    De esta forma, también les estamos enseñando a nuestros hijos a que, con paciencia y con calma, avanzamos más que con berrinches y pataletas.

    ¡Recuerda que educamos en todo momento!

     


    © 2018 Colegio Intisana

    Please publish modules in offcanvas position.