¡Un éxito total!

    maria judith turriaga1

    El martes 31 de mayo, el miércoles 1 y el jueves 2 de junio, la Dra. María Judith Turriaga, experta internacional en temas de educación de la afectividad y sexualidad, dictó interesantes conferencias a los padres de familia del Colegio – Ciclos Medio, Superior y Bachillerato – explicando las claves para educar la masculinidad de los chicos. A decir de la expositora, se trata en la actualidad de impulsar “La Nueva Revolución Sexual”.

    La asistencia de padres y madres fue masiva. El auditorio estuvo lleno las tres noches, prácticamente “no había dónde poner un pie”. Y es que el tema despertó un marcado interés.

    Cada una de las conferencias enfatizó la importancia que tiene la figura del padre en la formación de los chicos. María Judith nos comenta que frente al ambiente actual que tiende a acabar con las diferencias, es preciso recordar que los niños siempre serán niños y que, por lo tanto, precisan de una educación esencialmente diferente a la de las niñas.

    También nos decía que la educación integral de la sexualidad va más allá de la transmisión de conocimientos. Consiste en enseñar a amar. Lo que el niño aprenda en su hogar, luego lo vivirá en la sociedad. Por ello, una educación sexual integral debe tener en cuenta todas las dimensiones de la persona: biológica, psicológica y espiritual. No se trata de instruir, sino de educar: "un verdadero proyecto educativo es aquel que busca la perfección de la persona".

    Por último, recomendó a los padres que nunca deben olvidar un binomio importantísimo en la educación de sus hijos: cariño y firmeza, siempre acompañados con una sonrisa. Ponga límites a su hijo, tenga tiempo para él, quiéralo como es... pero sepa que los varones aprenden mirando y por tanto...sea un modelo para su hijo, sea una persona íntegra, humilde, fuerte y eduque a su hijo en estas virtudes.

    ¡Felicitaciones por asistir a las conferencias y a poner en práctica todo lo aprendido, sus hijos lo agradecerán!

    maria judith turriaga2

     

    RECOMENDACIONES PRÁCTICAS

    para padres de familia en la educación de la castidad

    • Fomente una fuerte relación interpersonal de cariño, admiración entre el niño y su padre. Es preciso que realicen actividades juntos y a solas.

    • Las normas y los límites son fundamentales y los chicos se sienten perdidos sin ellos. No tenga miedo y ejerza la autoridad. Asegúrese que el chico conoce estas normas y las consecuencias de no vivirlas.

    • Es muchísimo más provechoso para un chico jugar al aire libre que dedicarle horas a los videojuegos.

    • Preserve su inocencia frente a un ambiente que pretende todo lo contrario.

    • Enséñele habilidades para protegerse de la pornografía dentro y fuera de casa.

    • La castidad es la virtud resultante de entender y vivir la vida como servicio.

    • Póngale algún encargo en la casa y fomente el espíritu de servicio especialmente con las mujeres (la madre, las abuelas, las hermanas, las primas, la empleada de la casa). Esto no está pasado de moda, es parte de la educación de la masculinidad.

    • No permita que le falte al respeto a ninguna mujer.

    • Explique acerca las grandes cuestiones de la vida que todo niño se plantea. Explique, mejor antes de que el chico haya cumplido 10 años, la naturaleza y el valor de las relaciones sexuales en el marco del amor conyugal, monogámico, leal y comprometido para siempre. (Esto aunque usted, por la razón que sea, no haya podido vivir de esta manera).

    • Coman en familia al menos una vez al día.

    • Deje que se responsabilice de sus propios actos. No lo supla en sus tareas escolares ni socape sus faltas y errores. Enséñele a “poner la cara”. No se le ocurra jamás mentir por él.