Enrique Pérez García

    TODOS los que formamos parte de la familia Intisana conocemos a nuestro Director General, Profesor, Preceptor y, sobre todo, nuestro amigo. Intipress, en una entrevista muy amena, conversó con Enrique Pérez, acerca de su trayectoria y funciones en el Colegio.

     

    Enrique, ¿Nos podría compartir algunos datos personales?

    Cumplí sesenta años y nací en la provincia del Guayas. Mi esposa se llama Mireya y tenemos treinta y cinco años de casados. Tengo cuatro hijos y tres nietos. Me encanta la fotografía, la música, el tenis, el fútbol y el golf. La lectura es otro de mis hobbies.

     

    ¿Cómo llegó a ser parte del Intisana?

    Un familiar mío tenía a sus hijos aquí y cuando buscábamos un colegio para mis hijos, mi esposa insistió en que sea el mejor de Quito; así llegué como padre de familia. Mis hijos se graduaron. Trabajé en la función pública como Administrador de la Zona Norte, en donde laboré 6 años, y cuando salí de ahí, me solicitaron que les acompañe gestionando el Colegio desde el año 2000.

     

    Ser Director de Intisana es una gran responsabilidad, ¿brevemente cuéntenos sobre sus funciones?

    Como decía San Josemaría, en un Colegio como el Intisana, lo más importante siempre son los padres, luego los profesores y luego los alumnos. Por lo tanto, mi función principal es conocer muy bien a los padres de familia, a los profesores y por supuesto, a mis alumnos. También es escucharles y buscar la unidad tanto interna como externa. Trabajamos colegiadamente, todas las decisiones que tomamos se estudian despacio y bien. Debo estar pendiente de la organización total del Colegio: la gestión en el ámbito académico y formativo.

     

    ¿Cómo ha influido el colegio en su vida?

    El colegio me ha marcado la vida. El ver como los niños llega a Segundo de Básica, luego se gradúan, se vinculan profesionalmente y son líderes en sus diferentes facetas, es una alegría indescriptible.

     

    Usted le conoce a Intisana desde distintas facetas: primero como padre de familia, directivo, preceptor y profesor, ¿qué le hace distinto a nuestro Colegio de otras instituciones educativas?

    Sin lugar a dudas, la formación en virtudes. En el Intisana tratamos de formar a nuestros padres de la mejor manera ya que ellos son los primeros educadores de sus hijos y es su responsabilidad indelegable, nosotros colaboramos con eso. Para los alumnos, nosotros siempre tenemos una virtud mensual, una consigna semanal. También está la preceptoría, que es un acompañamiento a los chicos y es un medio para cumplir la educación personalizada. Pero, sobre todo, nosotros les enseñamos a los chicos a que luchen por vivir las virtudes y amar a Dios.

     

    Por último, cuando alguien cumple años pide un deseo ¿cuál sería su deseo para Intisana en su 50 aniversario?

    Que cada uno de nosotros ofrezcamos nuestro trabajo diario. Que todas las cosas que hagamos, las hagamos bien hechas. Que seamos gente con conciencia social, que nos preocupemos por los demás, que seamos serviciales y, sobre todo, que agradezcamos el privilegio de estar vinculados a la gran Familia Intisana.