Gabriel Pérez

    GABRIEL PÉREZ es Alumni del Intisana, actual preceptor, psicólogo del DECE y recientemente nombrado Counsellor para las universidades. Con la amabilidad que le caracteriza y una sonrisa, iniciamos la entrevista.

     

    Gabriel, ¿nos podrías compartir algunos datos personales?

    Estoy por cumplir 28 años, nací en Quito y actualmente estoy trabajando en el Intisana. Creo que es importante que sepan que soy ex alumno del colegio. Estudié psicología clínica en la Universidad San Francisco de Quito. Actualmente estoy estudiando la maestría de Asesoría Familiar y Gestión de Programas para la Familia en la Universidad de La Sabana en Colombia. Me encanta hacer deporte, disfruto de la música y la lectura.

     

    Sabemos que llevas mucho tiempo siendo parte del Intisana, primero como alumno y ahora como profesor, ¿qué significa el Colegio para ti?

    Considero al Intisana como mi segundo hogar, es aquí donde conocí a mis mejores amigos. Así mismo, recibí las herramientas necesarias para poder desempeñarme en el día a día y poder enfrentar, con ética y valores, las dificultades de la vida.

     

    ¿Qué opinas del eslogan del Colegio: Intisana para toda la vida?

    Yo creo que es la mejor representación de lo que sentimos los ex alumnos. Esta frase es el reflejo de un sentimiento y una marca que te deja el colegio. Dentro de este eslogan se guardan un sinnúmero de elementos que nos caracterizan como ex alumnos, empezando por los valores, la educación tan exigente, la guía espiritual que llevamos y la orientación que le hemos dado a nuestras vidas.

     

    ¿Cuéntanos sobre tu actual nombramiento y cómo beneficiará a nuestros alumnos que están por graduarse?

    El nuevo nombramiento es “consejero”. Esta nueva responsabilidad que se me ha confiado tiene como finalidad principal ayudar a nuestros alumnos a buscar las mejores universidades alrededor del mundo; darles una guía profesional para que decidan con criterio la carrera y universidad que deseen teniendo en cuenta sus destrezas, deseos y capacidades, sin dejar de lado el medio en el que nos desenvolvemos.

     

    Un mensaje final para nuestros futuros universitarios.

    Quisiera decirles que disfruten y aprovechen este maravilloso año que tienen por delante lleno de grandes retos y experiencias. Que estén conscientes de sus capacidades, del apoyo de quienes conformamos el colegio y, por supuesto, de su familia. Gocen de esta experiencia con la responsabilidad que merece. Están a punto de tomar una gran decisión con respecto a su futura profesión, así que, adquieran los máximos conocimientos posibles y la profundidad que tanto sus padres como el colegio les ofrecen.