Lo importante de la Educación diferenciada - 12 preguntas (2º parte)

    Educación diferenciada - 12 preguntas (2º parte)
    Fuente:
    Aceprensa.
    Imagen:
    Colegio Intisana

    4. ¿Qué resultados de socialización tiene la educación diferenciada?
    5. ¿Son elitistas los colegios de educación diferenciada?
    6. ¿Puede decirse que la educación diferenciada amortigua los estereotipos de sexo?

    4. ¿Qué resultados de socialización tiene la educación diferenciada?

    El tema de la socialización suele ser la primera objeción que muchos plantean ante los buenos resultados académicos de la educación diferenciada: El mundo de hoy dicen es mixto, abierto, inclusivo, diverso, integrador... y todo eso debe estar por encima de unas "pequeñas" ventajas académicas. Se argumenta, en definitiva, que la socialización es más importante que las notas.

    A esa objeción, muchos padres responden que esas ventajas académicas no son, para ellos, tan pequeñas, puesto que una de las mejores formas de socializar es dar una buena formación académica que permita a sus hijos obtener pronto un buen empleo y encontrar su sitio en la sociedad. Y esa preocupación de los padres se acentúa en países con altas tasas de fracaso escolar, que desembocan siempre en altas tasas de desempleo juvenil, que a su vez llevan a una socialización muy deficiente. El desempleo juvenil está muy vinculado a la falta de cualificación profesional, y produce múltiples problemas personales y sociales, porque hay una relación muy directa entre fracaso escolar, paro juvenil y mala socialización. Por eso tantos padres piensan que algo que contribuye mucho a socializar a sus hijos es lograr que aprendan mucho en la escuela tengan luego un buen trabajo.

    Abundando en ese punto hay que decir que el fracaso escolar es uno de los fenómenos que más agrandan la brecha social. Es bastante desalentador comprobar cómo en nuestro país el fracaso escolar es mucho mayor en los distritos más desfavorecidos, y donde, además, las diferencias de género son mucho más alarmantes.

    La educación diferenciada pudo representar un problema de socialización para los niños y riñas de una época en la que la propia sociedad estaba muy dividida entre hombres y mujeres, cuando la mujer estaba aún muy poco presente en el mundo laboral, político y social. Hoy las cosas ya no son así. Además, hay que tener en cuenta que el tiempo que los alumnos pasar en la escuela constituye solo un 15% de su tiempo anual (unas 1.200 horas en la escuela frente a las 8.760 horas del año). Si se descuenta el tiempo que pasan durmiendo, a la escuela no dedican más del 25% de su tiempo útil, por lo que queda bastante tiempo para convivir con las personas del otro sexo en la familia, con los amigos, y en general en todo el tiempo no escolar. La experiencia actual de los colegios diferenciados es que no se produce un déficit en ese sentido.

    5. ¿Son elitistas los colegios de educación diferenciada?

    Hay quienes dicen que la razón por la que los colegios de enseñanza diferenciada obtienen buenos resultados es porque son colegios elitistas, pero los que dicen eso nunca aportan datos ni estudios que sustenten esa afirmación.

    Si se analiza un poco la implantación actual de la enseñanza diferenciada en el mundo, en seguida se ve que se trata de un modelo que no es propio de progresistas ni de conservadores, ni de izquierdas o derechas, ni de una religión o de otra... tampoco es ni de clases altas o bajas.
    Por ejemplo, en Madrid hay 16 centros concertados diferenciados, 13 de ellos están en distritos o municipios cuyo nivel de renta es inferior a la media de Madrid. Si se cuentan también los centros no concertados, hay un total de 26 escuelas, y 14 de ollas están en zonas de renta inferior a la media.
    En el resto de España, y fuera de España, la realidad no es muy diferente. Hay abundantes experiencias exitosas de centros de educación diferenciada en distritos de especial dificultad o dirigidos a minorías especialmente vulnerables.

    Algunos, cuando comprueban los buenos resultados académicos de los centros de educación diferenciada, ven que la explicación no está en que sean elitistas, dicen que esos colegios van bien porque están llevados por personas muy comprometidas, no por ser de educación diferenciada. Es indudable que los buenos resultados normalmente se deben a un conjunto de factores y no a uno solo, pero no parece una explicación muy convincente, pues es obvio que en todos los países y en todos los modelos de enseñanza hay mucha gente muy comprometida, y no se puede descalificar de modo tan simple su esfuerzo frente al de los demás.

    6. ¿Puede decirse que la educación diferenciada amortigua los estereotipos de sexo?

    Un fenómeno observado en los colegios mixtos es que las niñas optan en menor proporción por materias o actividades que se consideran típicamente masculinas, quizá por miedo a que no les vaya bien o a ser rechazadas en el grupo. Sin embargo, en colegios solo de niñas eligen con toda naturalidad actividades clásicamente masculinas. Esta es una de las razones por las que, paradójicamente, la separación de sexos en la escuela puede suponer una ventaja para las chicas de cara a superar estereotipos de sexo y acceder a mayores niveles de igualdad.

    La experiencia de estas últimas décadas es que la escuela mixta apenas ha logrado amortiguar las estereotipos de sexo, sino que en algunos casos se han reforzado, pues por ejemplo hay asignaturas típicamente de chicos y asignaturas típicamente de chicas, cosa que no sucede en la escuela diferenciada.
    En las escuelas diferenciadas queda más patente que hay diversas formas de ser chico o de ser chica. Hay mayor inclinación hacia las asignaturas para las que tiene más facilidad el otro sexo. Hay más chicas que optan por las áreas científicas y más chicos que optan por las de humanidades. Hay cada vez más chicas que quieren ser economistas o ingenieros, y más chicos que quieren hacer letras, sobre todo porque al no estar presente en el aula el otro sexo, pierden mucha fuerza los estereotipos de género y cada uno se siente más libre de hacer lo que más le atrae individualmente de modo natural.

    La presencia del otro sexo en la escuela puede ser un factor de dispersión, pues eso es lleva a estar más pendientes de parecer bien a sus colegas del otro sexo, En aulas diferenciadas durante los complejos años de la adolescencia, chicos y chicas se distraen menos, se sienten más relajados y seguros, pierden en buena parte el miedo al ridículo atreviéndose a intervenir en caso o hacer preguntas, tienen más fácil mostrarse como son y manifestar interés por cualquier materia, pues en las clases de un único sexo no hay asignaturas de chicos y asignaturas de chicas, todas son iguales.

    Hay numerosos estudios empíricos que señalan cómo las escuelas y las aulas diferenciadas, cuando estan bien planteadas, ayudan a los estudiantes a superar los estereotipos de género. Fomentan en las niñas el interés por las matemáticas y las ciencias, en los niños el interés por la escritura y las lenguas extranjeras. Logran mejores resultados en los exámenes de la escuela y mejores tasas de acceso a la universidad.


    © 2018 Colegio Intisana