Lo importante de la Educación diferenciada - 12 preguntas (4º parte)

    Lo importante de la Educación diferenciada - 12 preguntas (4º parte)
    Fuente:
    www.aceprensa.com
    Imagen:
    Colegio Intisana.

    10. ¿Puede suponer la educación diferenciada un problema para la relación con el otro sexo?
    11. Algunos dicen que el que quiera educación diferenciada, que se la pague, pero que no debe financiarse con dinero público.
    12. ¿Cuál es la situación actual del debate sobre la educación diferenciada?.

    10. ¿Puede suponer la educación diferenciada un problema para la relación con el otro sexo?

    La idea de que los niños necesitan de colegios mixtos para aprender a comunicarse con el otro sexo es quizá un poco antigua, propia del ambiente de hace unas décadas. Los chicos y chicas viven hoy inmersos en un mundo más dinámico, en el que tienen abundante trato con el otro sexo fuera de los horarios escolares.

    Hoy la gente joven tiene muchos problemas, quizá más que hace unos años, pues se desenvuelven en condiciones que en gran parte son de mayor vulnerabilidad, pero da la impresión de que uno de los pocos problemas que apenas tienen hoy es el de falta de confianza con el otro sexo. Lo que falta en todo caso es más respeto por la mujer, y estando menos mezclados suelo crearse un ambiente de mas respeto.

    Hay otro argumento interesante. De la misma manera que el dicho popular previene de que no es bueno cargar todos los huevos en el mismo cesto, también es buena estrategia tener nuestra ilusión repartida entre varios escenarios. En los colegios mixtos, lo normal es que los jóvenes tengan dentro del colegio sus amigos y su pareja, de forma que tienen un único o principal escenario de vivencias. Cuando rompen con su pareja (lo que a esas edades no es nada infrecuente) el efecto puede ser traumático, pues de forma inevitable los afectados seguirán viéndose a diario, quieran o no. Además, estas rupturas suelen provocar la victimización del que ha sido abandonado por su pareja y en consecuencia la reacción adversa de su grupo de amigos frente a quien decidió poner fin a la relación. Esto da lugar a situaciones incómodas en el centro escolar. Por el contrario, los niños y niñas que van a colegios de un solo sexo, forzosamente diversifican las inversiones que realizan en sus amistades. En el colegio tienen a los amigos o amigas, y fuera de colegio tienen a su “novio” o “novia”. De manera que, los problemas que lleva implícita toda relación sentimental quedan fuera del colegio, y encuentran en el centro escolar una parcela de intimidad segura, al margen de sus traumas románticos tan frecuentes en la adolescencia.


    11. Algunos dicen que el que quiera educación diferenciada, que se la pague, pero que no debe financiarse con dinero público.

    Podemos acudir a una sencilla comparación. Los sindicatos y los partidos políticos son organizaciones privadas y se financian con dinero público. Los poderes públicos facilitan financiación a todos ellos, de acuerdo con su nivel de demanda e implantación número de votos, escaños, concejales, representantes sindicales, etc. Son, o al menos deberían ser, criterios objetivos de financiación, marcados por las leyes.

    Se entiende que esos partidos y sindicatos prestan servicios esenciales para la sociedad, y que por eso conviene financiarlos en régimen de igualdad de oportunidades, para enriquecer la pluralidad de opciones y hacer más libre y democrática la sociedad.

    Pues bien, la enseñanza es también un servicio esencial para la sociedad, y es lógico que reciba financiación pública según sea demandada por las familias, y desde luego no según la cercanía a las ideas políticas o ideológicas de quien gobierna en cada momento.

    Quienes dicen lo de que el dinero público, para la escuela pública, ¿acaso no deberían decir también entonces que un partido o un sindicato ha de ser de titularidad pública para poder recibir dinero público? Desde luego, eso sería volver a los tiempos de los sindicatos verticales públicos y un partido público único, y no creo que sea eso lo que quieran.

    Los partidos políticos y los sindicatos son organizaciones privadas, y el hecho de que sean organizaciones privadas es algo fundamental para garantizar la pluralidad en una democracia. De manera semejante, sin una oferta educativa plural, adaptada a los deseos reales y demostrados de las familias, el futuro de la democracia quedaría comprometido. Una educación que se impusiera a todos según un modelo único poco a poco dejaría de ser propiamente educación para deslizarse progresivamente en diversas formas de adoctrinamiento, de la misma manera que una información que no fuera plural derivaría en propaganda. Por eso, una educación e información plurales son claves para la pluralidad de pensamiento y para la preservación de la democracia.

    Facilitar financiación pública a las escuelas privadas no debe ser una liberalidad ni una discrecionalidad de los gobiernos, sino un derecho de iniciativas civiles que crean espacios de pluralidad democrática. Lo natural es que se financien los proyectos educativos que funcionen bien y tengan demanda por parte de las familias, pues es el modo más sencillo de incentivar la mejora de la educación en un país.

    Las familias que eligen un tipo u otro de enseñanza pagan impuestos igualmente todas ellas, y por tanto tienen derecho a acceder a la financiación pública en igualdad de oportunidades con todas los demás. Si no, se les estaría discriminando en ese acceso a la financiación pública de la enseñanza de sus hijos.

    La financiación pública no debe cercenar la pluralidad de modelos educativos, que es fundamental para evitar imposiciones ideológicas contrarias a la democracia. Y a quien dice que no está dispuesto a que con el dinero de sus impuestos se financien centros de enseñanza que a él no le gustan, quizá hay que hacerle ver que con los impuestos de todos se financian muchas cosas que no nos gustan, pero que son perfectamente legales y tienen todo el derecho de poder ser financiadas, nos caigan mejor o peor.

    Otras personas centran sus críticas diciendo que esos colegios están vinculados a organizaciones católicas y que si cuentan con un concierto educativo eso es dar dinero a la Iglesia, siendo un país aconfesional. Habría que recordarles que, precisamente por ser un país aconfesional, no se puede negar a nadie sus derechos por el hecho de tener una religión, u otra, o ninguna. Negar a alguien por razón de ser católico, el acceso en igualdad de condiciones a las ayudas públicas sería una discriminación por razones religiosas, contraria a los derechos fundamentales defendidos en la Declaración de Derechos Humanos y en todos los ordenamientos jurídicos occidentales.

    12. ¿Cuál es la situación actual del debate sobre la educación diferenciada?.

    En España está creciendo la aceptación de la educación diferenciada. Su implantación ha aumentado en los últimos años, y en la última década se han puesto en marcha con éxito bastantes nuevos centros que asumen el modelo de la educación diferenciada bajo diversas fórmulas y vinculados a diversas organizaciones educativas.

    La mejora de la transparencia en los resultados educativos y el avance en el acceso a la información a través de internet las redes sociales está facilitando un mejor conocimiento de la educación diferenciada, y eso hace que se vayan diluyendo buena parte de los viejos estereotipos bajo los que muchos la conocían.

    Es cierto que hay un conjunto de partidos y organizaciones que manifiestan una oposición un tanto radical. Eso contrasta con el hecho cierto de que en bastantes paises como Francia, Italia, Alemania o Bélgica se han aplicado ya diversas transposiciones de directivas europeas que ratifican expresamente la legitimidad de la educación diferenciada. A su vez, en la mayoría de los países de cultura anglosajona, la educación diferenciada es algo totalmente corriente y que casi nadie cuestiona. En Estados Unidos hay algo más de debate, sobre todo provocado por algunos movimientos de derechos civiles, pero la realidad es que está habiendo un enorme crecimiento en 2001 había apenas una docena de escuelas públicas con clases singlesex, y se ha pasado en 2014 a unas 750 escuelas públicas que ofrecen una o más clases single-sex y unas 850 enteramente single-sex, según los datos publicados por el gobierno. En esos países hay numerosos estudios sobre sus resultados, con el consiguiente debate sobre sus ventajas e inconvenientes en cada uno de los aspectos de la vida escolar. Un debate bastante más serio e interesante que el que hay en nuestro pais y que, francamente, se echa de menos.
    Sería muy positivo que se debatiera con más seriedad este tema, que se abandonaran los tópicos, los fundamentalismos pedagógicos y las descalificaciones no argumentadas. Porque hay demasiadas personas para las que la escuela Mixta es un principio incuestionable, que ni tiene ni necesita demostración y que ven como un dogma que deben imponer a todo el mundo por la fuerza de las leyes.
    La realidad es que la educación diferenciada es una excelente experiencia en muchos países desarrollados, tiene buenos resultados académicos y de convivencia, y no priva a nadie de acceso a una escuela mixta. Dicen que la enseñanza mixta es más progresista y democrática, pero quizá lo que es realmente progresista y democrático es respetar una diversidad que está muy demandada y no perjudica a nadie.
    Todos estamos tan a favor como ellos, o más, de seguir avanzando en esas dos grandes batallas de fondo de nuestra sociedad: la igualdad de oportunidades y la transmisión de valores fundamentados en el respeto y la tolerancia. Lo importante es comprobar si la enseñanza mixta está sirviendo para ello, y si tienen algún dato cierto de que esos valores se promuevan menos en la enseñanza diferenciada.
    Es importante sacar la educación diferenciada de debate político o ideológico, para poder estudiar el asunto sin presiones en su lugar propio, que es al ámbito pedagógico. En ese sentido, se podría nacer una sencilla comparación con el uso del uniforme escolar. Hasta hace pocos años, la utilización de uniforme parecía en España una costumbre antigua, propia de escuelas privadas de élite o de ámbito muy conservador. Sin embargo, con el paso del tiempo, fueron poco a poco surgiendo voces bastante autorizadas que cuestionaban ese viejo prejuicio. Y sobre todo, muchas familias se daban cuenta de las ventajas que podían aportar. Con los años, el debate sobre el uniforme fue saliendo del ámbito ideológico o religioso (muchos consideraban que era de colegios de religiosos, ricos o de derechas), para pasar a un ámbito más estrictamente pedagógico. Una vez en ese terreno, libre de presiones de otro tipo, se analizan las razones a favor y en contra, que las hay, y finalmente unas escuelas optan por el uniforme y otras no. El resultado es que en este momento hay centenares de colegios públicos en España que ya lo han implantado con muy buena aceptación. No es que sea mejor tener uniforme o no tenerlo, lo que sin duda es un avance es poder decidir tenerlo o no tenerlo sin ser acusado de retrógrado o de segregador.

    Lo mejor es tener la posibilidad de escoger. No se trata de defender la educación diferenciada sino sobre todo la pluralidad y la igualdad de oportunidades. Es una cuestión de libertades, algo por lo que muchas personas a lo largo de la historia han hecho grandes esfuerzos y sacrificios
    A unos le irá mejor un modelo educativo, y a otros les irá mejor otro. Lo que parece claro es que un sistema donde coexistan diversos modelos satisface mejor la demanda de cada familia, que es quien, al fin y al cabo, tiene la responsabilidad de decidir sobre la educación de sus hijos. El progresismo debería celebrar y respetar la diversidad, no imponer uniformidad. Cada persona tiene sus preferencias basadas en mil motivos que pertenecen a su soberanía personal.


    © 2018 Colegio Intisana

    Please publish modules in offcanvas position.