Adultos mayores con mentalidad joven

    Adultos mayores con mentalidad jóven
    Fuente: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    Aunque el envejecimiento es un proceso fisiológico normal en todos los seres vivos que muestra una involución física y mental, el sentirse ‘viejo’ es una actitud que muchos adoptan luego de presenciar en carne propia los achaques característicos de la edad avanzada.

    La persona que se define como adulta mayor y no como vieja, es aquella que asume con tranquilidad los cambios en su cuerpo y contrarresta las secuelas de la edad con ejercicio físico regular, porque sabe que éste puede mejorar su calidad de vida y lentifica la involución funcional de todos sus órganos.

    Es también quien permanece activo intelectualmente sin aislarse de su entorno social y familiar. En otras palabras, la persona mayor puede tener la misma edad cronológica que el viejo, pero sus diferencias están marcadas por su actitud ante la vida, por su espíritu y su corazón y por conservar una mentalidad joven.
    Si es cierto que cada vez es más común ver al adulto mayor más participativo en la sociedad y como miembro de la familia, todavía persisten mitos de lo que ‘no debe’ hacer un ‘viejo’. Por esto es necesario cambiar la mentalidad desde la educación de los hijos para presentar la ancianidad como la ‘edad de oro’ en la que llegan oportunidades para disfrutar de todo aquello que siempre quisimos, pero para lo cual no tuvimos mucho tiempo.

    ¿Cuándo se es adulto mayor?

    Para quienes están en edad avanzada y desean saber si su actitud ante la vejez es positiva y aún poseen sueños, ilusiones y amor por la vida, he aquí algunas reflexiones que marcan la diferencia entre sentirse viejo o adulto mayor.

    Ser mayor es quien tiene mucha edad;
    viejo es quien perdió la jovialidad.
    La edad causa la degeneración de las células;
    la vejez produce el deterioro del espíritu.
    Usted es mayor cuando se pregunta: ¿vale la pena?
    usted es viejo cuando sin pensar, responde que no.
    Usted es mayor cuando sueña;
    usted es viejo cuando apenas consigue dormir.
    Usted es mayor cuando todavía aprende,
    usted es viejo cuando ya no enseña.
    Usted es mayor cuando consigue hacer ejercicios;
    usted es viejo cuando la mayor parte de su tiempo lo pasa sentado o acostado.
    Usted es mayor cuando el día que comienza es único;
    es viejo cuando todos los días son iguales.
    Usted es mayor cuando en su agenda tiene proyectos y obligaciones para cumplir mañana, pasado o la semana que viene;
    es viejo cuando su agenda está en blanco y solo vive pensando en el ayer.
    El mayor trata de renovarse cada día que comienza,
    el viejo se detiene a pensar que ese puede ser el último de sus días y se deprime, porque mientras...
    El mayor pone la vista en el horizonte, donde el sol sale e ilumina sus esperanzas,
    el viejo tiene cataratas que miran las sombras del ayer.