¿Qué podemos aprender de Selena Gomez?

    ¿Qué podemos aprender de Selena Gomez? 

    Fuente: www.interaxiongroup.org

    Imagen: Colegio Intisana

     

     

    El pasado agosto, la persona más seguida de Instagram, Selena Gomez, decidió darse una pausa de tres meses de desconexión a las Redes Sociales. Su grupo de fans, los selenators, tuvieron que esperar todo ese tiempo para volver a recibir noticias y fotos frescas de primera mano de Selena. Ahora, en una entrevista concedida a Vogue Usa, esta joven de 24 años (posiblemente una desconocida para los mayores de cuarenta o quizás incluso de treinta) que cuenta con más de 100 millones de seguidores tan sólo en Instagram, ha decidido explicar el por qué de su pausa: Selena Gomez estaba desintoxicándose de las Redes Sociales en una clínica de Tennessee.

    “Revisar las Redes Sociales es lo primero que hacía cada mañana y lo último que hacía antes de dormir”.¿Quién no ha oído comentarios de este tipo en la boca de tantos adolescentes? Su popularidad la abrumó y no es de extrañar. Esta chica Disney, que después se ha dedicado a cantar con personajes igualmente famosos como Justin Bieber, consiguió en menos de 24 horas más de 9 millones de visualizaciones de su vídeo “The Heart Wants What It Wants” en 2014. Actualmente el vídeo supera los 400 millones de visualizaciones tan sólo en YouTube. Es evidente que cualquiera se sentiría abrumado y más una chica de apenas veinte y pocos años.

    Como ella misma declara en la entrevista, las celebrities también sufren con los comentarios que se hacen de ellas en las Redes. A fin de cuentas son personas de carne y hueso, necesitan comprensión y una vida tranquila. Pero con millones de seguidores sedientos de nuevas imágenes día a día se convierte en una tarea casi imposible. Hasta el punto de que Selena misma se vio obligada a desconectarse.

    Se sabe que Instagram es hoy en día la Red Social favorita de los adolescentes (en especial de las chicas) y no hay más que echar un vistazo al top 10 de los más seguidos para darse cuenta de que abundan cantantes y modelos jóvenes o con pretensiones de serlo. Pero no se trata aquí sólo de ver quiénes son los líderes de la juventud de hoy. Hay otra cuestión interesante que se puede tener en cuenta: a menor escala de seguidores, aunque muchas veces con la misma ansiedad, tantos adolescentes buscan fortalecer su personalidad gracias al reconocimiento social que otorga un like.

    El paso por la adolescencia, donde uno empieza a darse a la sociedad y busca su propio papel en la vida por primera vez, separándose ligeramente de la opinión de los padres (se dice que los menores están en Instagram y no están en Facebook porque ahí también están sus padres…) presenta ahora un nuevo reto: ¿quién eres en la Red?, ¿cuántos seguidores tienes?, en el fondo ¿cuánto de verdad importas? Y hay quien está dispuesto a pagar cualquier precio por obtener notoriedad (punto en el que también destaca la misma Selena Gomez).
    Conviene recordarle a los jóvenes que la vida al fin y al cabo es un recorrido largo. Que la personalidad se forja sólo después de varios años. Que el reconocimiento que nos da el grupo tiene un interés sólo relativo. Lo que de verdad importa es vivir una vida plena, pero esa plenitud no se alcanza únicamente a base de pulgares levantados.

    En fin, como reconoce la propia Selena, de momento ha encontrado la solución a su adicción dándole las claves de sus cuentas de perfil a su asistente. Ahora mira adelante sin preocuparle si sigue siendo la número uno y quizás por ello sigue siéndolo. Y es en este punto que se puede aprender de Top 1 de Instagram: para dominar en la Red hay que tener el carácter suficiente como para darse cuenta de cuándo hay que cortar y que hay que dejarse ayudar para conseguirlo. Ojalá tantos adolescentes se animen a pedir ayuda cuando la necesiten: es el primer paso…